La Corte de Apelación del Distrito Nacional ratificó la sentencia número 279-02-2017- SSEN-00145, mediante la cual el Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia condenó a seis y cinco años de prisión, indistintamente, a los integrantes de una red de supuestos extorsionadores que operaba a lo interno de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), y que provocó el suicidio del arquitecto David Rodríguez García.
Dicha sentencia, dictada el 17 de julio del 2017, fue recurrida en apelación por el arquitecto Alejandro Isidoro de los Santos Serrano, condenado a seis años de prisión; el abogado Julio Rafael Pérez Alejo, ingeniero Yoel Soriano Fabián y Juan Ernesto Romero Pérez, a cinco años de reclusión mayor, respectivamente.
De los Santos Serrano y Soriano Fabián solicitaron ser descargados sobre la base de las comprobaciones de los hechos ya fijados en la sentencia recurrida, y que en caso de ese petitorio no ser acogido, declarar dicha sentencia sin ningún valor jurídico y ordenar la celebración de un nuevo juicio en un tribunal distinto al que la dictó, donde se puedan valorar los elementos de prueba.
Pérez Alejo, de su parte, pidió que se ordene su absolución penal, y, subsidiariamente, que se ordene un nuevo juicio acogiendo las conclusiones de su escrito de apelación; y Romero Pérez, que se le declare no culpable, y sea absuelto de los delitos por los que fue condenado.
Los jueces Rafael Báez García, Mariana Daneira García Castillo y Carmen Mancebo, después de analizar todos y cada uno de los alegatos formulados por los recurrentes, ratificó la sentencia de marras, “por ser justa y fundamentada en derecho”, tal y como establecieron en el cuerpo motivado de su decisión, de fecha 21 de junio del año 2018.
El grupo fue condenado por asociación de malhechores, delito de funcionarios mezclado con asuntos incompatibles con sus funciones, y extorsión.