En Samaná, Germán Arvelo, exquisito artesano, la trabaja, la transforma en joya preciosa para alegría de turistas que corren a su gift shop, Henzom Jewelry Factory, a decorarse y regresar hermosas de sus vacaciones. ‬