La percepción sobre la inseguridad ciudadana es uno de los mayores retos que enfrenta la República Dominicana para la sostenibilidad del crecimiento económico y la dinámica social, según la Agencia de los Estados Unidos para al Desarrollo Internacional (Usaid).
Al participar en el seminario Perspectiva de la Seguridad Ciudadana desde la Realidad Municipal, Ángela Cárdenas, directora adjunta de la Oficina de Juventud, Educación y Seguridad de la Usaid, informó que con miras a mejorar la seguridad en RD el Gobierno de Estados Unidos invierte más de US$15 millones al año.
Precisó que esos recursos son dirigidos a programas de jóvenes en riesgos, protección de derechos humanos, disminución de la criminalidad, entre otros.
Señaló que según el Barómetro de Las Américas, el 45.8% de los dominicanos identifican la violencia y la delincuencia como el problema más grave del país.
Sostuvo que con ese porcentaje, la violencia y la delincuencia, deja de ser un asunto de percepción y se convierte en una amenaza transversal para la nación dominicana.
Sostuvo que el problema se convierte en una retranca para la inversión, tanto local como extranjera.
Cita el informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el cual afirma que el Producto Interno Bruto (PIB) ha dejado de crecer en RD hasta un 1.8%, lo que atribuye al alto porcentaje de la tasa de homicidios.
Expuso que la Usaid ha trabajado durante décadas en la promoción de reformas legales y estructurales en el país, apoyando iniciativas del sistema de justicia, de seguridad con la sociedad civil que contribuyan a mejorar el clima de violencia, inseguridad y criminalidad.
Mencionó en esa línea proyectos como el fortalecimiento de la sociedad civil, a la Policía Nacional, con jóvenes en riesgos a través de “Alerta Joven”, así como a municipios con proyectos dirigidos a la comunidad.
De su lado, el alcalde del Distrito Nacional (ADN), David Collado, manifestó que para mejorar la seguridad en la ciudad de Santo Domingo urge del esfuerzo en conjunto de las instituciones del Estado.
Expresó que la ciudad no tiene colores partidarios, sino los de la Bandera, ya que cuando una madre o un padre acude a un funeral, entierra al hijo con el dolor de la familia dominicana.
Expuso la debilidad de la alcaldía del DN en relación con otras ciudades que ha visitado como Bogotá y Medellín, en Colombia; San Juan, Puerto Rico o Guayaquil, en Ecuador, ya que en esos lugares los alcaldes tienen competencias directas en el tema de la seguridad ciudadana.
Advirtió que solo es imposible enfrentar los desafíos de la ciudad, de ahí que toca puertas a instituciones públicas y privadas. Agradece el respeto del Presidente de la República.