El expelotero dominicano Luis Castillo, uno de los vinculados al caso de la red de narcotráfico supuestamente liderada por César el Abusador, se encuentra en el país y es interrogado a la 1:45 de la tarde de este viernes en la Procuraduría General de la República.

Castillo es cuestionado por la Unidad de de Antilavado de Activos de la Procuraduría.

El exintermedista prometió la pasada semana que venía al país a entregar las evidencias que aclaran la transacción de la compra de una villa adquirida en Casa de Campo, La Romana por 30 millones de pesos y que la Procuraduría alega es un negocio propio del lavado de activos.

Luis Rivas, abogado de Luis Castillo, consideró las acusaciones que le hace la Procuraduría General de la República como “sin fundamento”.

“Eso no tiene fundamento. Lo que ellos sostienen que es parte de lavado de activos, es una práctica muy común en préstamos fuera de la banca. Una persona que presta un dinero, acostumbra en paralelo hacer un contrato en compra y venta y así no tener que hacer un embargo inmobiliario. Eso es lo que ellos entienden que resulta sospechoso. Ese dinero vino en transferencia de un banco de Estados Unidos y el banco de Estados Unidos ya había depurado a Luis Castillo. Eso no tiene esa connotación que le han querido dar…”, dijo Rivas.

La documentación a la que Diario Libre ha tenido acceso indica que “Octavio Dotel y Luis Castillo suscriben además como acreedores de un supuesto préstamo por garantía hipotecaria por la suma de 1.6 millones de dólares con la misma villa puesta como garantía de la deuda, lo cual carece de sentido si ya habían adquirido la propiedad un día antes”.