Entre vítores y aplausos quedó juramentada ayer la doctora Emma Polanco Melo como nueva rectora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
En un acto a casa llena realizado en el aula magna de la UASD, donde se dieron cita diplomáticos, catedráticos y políticos de distintos partidos, Polanco Melo asumió la responsabilidad de dirigir por 4 años, los destinos académicos de la universidad más vieja del nuevo continente.
Tras la juramentación ante el Consejo Universitario, la algarabía era evidente en la sala, que no paró de aplaudir a la nueva rectora, desde su llegada a la mesa principal o en cada ocasión que se mencionaba su nombre.
“La Universidad Autónoma de Santo Domingo vive hoy una compleja situación en la que se combinan problemas estructurales y coyunturales que obstaculizan el desarrollo y ponen seriamente en peligro el futuro como universidad pública, democrática y autónoma; abierta y pertinente”, dijo, tras saludar y agradecerle a todos los que lucharon y le respaldaron para lograr alcanzar su histórica posición en la dirección de la UASD.

La nueva incumbente de la rectoría denunció que en los últimos años el déficit de las finanzas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo se ha vuelto crónico, alcanzando dimensiones impresionantes, todo esto, paralelo a la acumulación de grandes deudas externas e internas.
En su discurso Polanco enfiló los cañones contra la gestión del saliente rector, Iván Grullón Fernandez, de quien dijo que los avances tecnológicos de las actividades académicas y administrativas apenas se perciben; los grupos culturales y deportivos están muy disminuidos. Además, de que en las aulas, laboratorios, oficinas, en el comedor y la biblioteca se respira descuido de la planta física, sumado a la carencia de recursos materiales, que aseguren la calidad de los servicios de la docencia y la administración.
Polanco continuó su embestida y denunció que la UASD tiene unos 5 mil servidores administrativos y tan solo 3,400 docentes, calificando tales cifras como “una desproporción gravísima, prohijada por la irresponsabilidad, el desorden y la falta de transparencia”. La interrupción de los presentes con sus aplausos, en ocasiones puestos de pie, era copiosa ante las palabras dichas por Polanco Melo, que con su tono pausado, marcaba con contundencia el fondo de su discurso. Añadió que el dejar hacer y el dejar pasar ha imperado en importantes áreas y actividades de la casa de altos estudios.

“La primera de la Primada”, como se le calificó en el acto de juramentación a Polanco, expresó que el docente universitario de la UASD es el peor remunerado, y que para lograr cobrar 100 mil pesos mensuales, los mismos deben de rendir una labor entre 53 y hasta 60 horas semanales.
La nueva rectora se mostró muy optimista y comprometida en hacer un manejo escrupuloso, racional y transparente de los recursos humanos y financieros en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.