El contrato de préstamos de US$500 millones de dólares para ser utilizados en el financiamiento del Programa de Fortalecimiento de la Política Pública y Gestión Fiscal para la atención de la crisis sanitaria y económica, causada por el COVID-19 en el país, fue aprobado en única lectura y con su informe en la Cámara de Diputados.

En la sesión de este miércoles los legisladores ofrendaron un voto favorable a la iniciativa que procura mantener un equilibrio en la economía del país.

El préstamo fue suscrito entre la República Dominicana y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y sometido al Congreso por el Poder Ejecutivo.

Cuando la pieza fue conocida en el Senado, la senadora Faride Raful, presidenta de la Comisión de Hacienda del Senado, presentó un informe favorable al pleno senatorial.

En el informe se indica que la pandemia de coronavirus ha producido un desequilibrio en el sistema sanitario, financiero y económico del mundo, generando un efecto adverso en los principales indicadores económicos y financieros ante la inminente necesidad de que el Gobierno dominicano enfrente la crisis y restaure la sostenibilidad fiscal y financiera.