Santo Domingo. El Comunicador y Candidato a Diputado, Graymer Méndez, propone suspender el Fondo de Asistencia social, conocido como “barrilito”, de senadores y diputados en lo que queda de legislatura y por los dos años siguientes para los legisladores que resulten electos en el próximo certamen electoral, cuyos recursos serían destinados a los programas de ayuda social para los sectores más impactados por el coronavirus.

Méndez, plantea que, si tomamos como referencia, que durante los últimos 7 años entre el 2012 a julio 2019; los 32 senadores que nos representan han recibido 2 mil 502 millones 694 mil pesos, como parte del Fondo de Asistencia Social, mejor conocido como “Barrilito”, lo que equivale a unos 358 millones anuales, lo que significa que el Senado en promedio desembolsó mensualmente 1 millón 059 mil por cada senador. Lo que representa un monto de más de 11 millones por senador al año. Aunque esta distribución no constituye una entrega homogénea para cada representante de las provincias ya que está regido en base a ciertos criterios y al número de votantes en las diferentes demarcaciones.

En el caso de los diputados, reciben mensualmente 300 mil pesos que multiplicados por 190 representantes de la cámara baja, equivalen a 57 millones al mes lo que daría un total al año de 684 millones que, a su vez, si lo multiplicamos por el mismo periodo de 7 años, según un estudio publicado, nuestros diputados han recibido, un total de 4 mil 788 millones de pesos en dicho período.

En total, en los últimos siete años nuestro sistema bicameral, senadores y diputados, han recibido en conjunto 7mil 290 millones para un promedio anual de 1 mil 040 millones, es decir que, si disponemos de esos fondos en lo que queda del presente año legislativo y los próximos dos de las siguientes legislaturas, el congreso puede aportar vía “el barrilito”, en promedio, unos 3 mil millones de pesos a la causa más importante en la historia de nuestra democracia moderna.

“Este es el momento para que todos saquemos lo mejor de nosotros mismos, en particular, la clase política y empresarial. El poder legislativo es el primer poder del Estado, por lo que requerimos su mejor postura frente a tan grave situación por la que estamos atravesamos ahora y lo que nos podría sobrevenir en los próximos años”, expresó el comunicador.