La cardióloga intensivista, doctora Pura Henríquez, advirtió que pacientes cardiovasculares afectados por Coronavirus COVID-19 enfrentan una mortalidad que ronda el 10.5 por ciento, según el levantamiento hecho por el Colegio Americano de Cardiología.
La especialista consideró elevada estas cifras, si se toma en cuenta que la mortalidad general por el COVID-19 es de 2.3 por ciento.
“Qué quiere decir esto?, que de cada 1,000 personas infectadas con Coronavirus y enfermedad cardiovascular 105 morirán. Para nada despreciable verdad. Pero también nos dice que morirán 60 Hipertensos, 73 Diabéticos, 63 con enfermedad respiratoria crónica y 56 con Cáncer, explicó la especialista.
La cardióloga también indicó que, hasta el momento, no existen estudios que avalen un aumento de mortalidad en pacientes que toman aspirina o la utilización de otros medicamentos como los inhibidores del enzima convertidor de angiotensina y los bloqueadores de los receptores de angiotensina
“Por lo tanto aquellos pacientes con enfermedades cardiovasculares NO DEBEN suspender sus medicamentos, porque al contrario esto podría llevarlos a una descompensación de su enfermedad y aumento de mortalidad”, afirmó
Dijo que los pacientes que toman aspirina, por ejemplo aquellos que tiene enfermedad coronaria con colocación de stents y/o cirugía de revascularización coronaria NO DEBEN SUSPENDERLA, pues corren el riesgo de oclusión de stents y empeoramiento de su enfermedad.
“Recuerden que el equipo cardiovascular (médicos, enfermeras, técnicos) pueden tener entrenamiento y experiencia limitada para el manejo de Pandemias por lo que hay que tomar medidas de precaución”, recalcó.
La especialista de la cardiología instó a los cardiólogos a estar preparados para asistir a otras especialidades, a tratar a los pacientes con complicaciones severas por el Coronavirus.
Abogó por un plan rápido para identificar y aislar los pacientes cardiovasculares con síntomas de COVID-19 de otros pacientes, incluyendo los ambulatorios. Los pacientes con enfermedad subyacente están a más alto riesgo de contraer el virus y tienen peor pronóstico.
De la misma forma, dijo que se debe informar a todos los pacientes cardiovasculares sobre el riesgo potencial y las precauciones a tomar. Se considera razonable el sustituir las visitas personales en pacientes cardiovasculares estables por llamadas o la consulta por internet. Evitar las visitas no necesarias a los hospitales. Si presenta dolor torácico, dificultad para respirar o cualquier síntoma que considere importante es un buen momento para acercarse a la emergencia.
También recomendó para que se limiten los procedimientos electivos, poniendo particular énfasis en el tratamiento de los pacientes agudos cómo aquellos con infartos y cirugías de revascularización de emergencia a los cuales se hace necesario dar asistencia.