República Dominicana les robó el corazón

El servicio y atención nuestra nosotros los dominicanos, nuestra estabilidad económica y social, los convencieron de comprar una villa en Puerto Plata que visitan varias veces al año.